¡Estado de Sitio en Guatemala, nos ayude a frenarlo!

Por Venancio Guerrero. 

1 de mayo, mientras el mundo celebraba las conquistas histórica de los trabajadores, el gobierno de Guatemala del General Otto Pérez Molina declara: “Estado de excepción”, o sea, Estado de sitio y invade con su ejército a la comunidad de Santa María de Xalapán de la comunidad indígena Xinka-Xalapan (1). Aquí, se evidencia la verdad del Estado: “A nosotros no nos gusta los trabajadores, sus derechos y su vida, principalmente si son el pueblo originario de su país”. Para ellos la clase histórica que produce los alimentos de la ciudad de Guatemala, no merecen vivir, no merecen tener sus tierras, merecen violencia y masacre. Repitiendo la película en otras partes del país, el Gobierno heredero de los masacres y genocidios de la sangrienta guerra que ha terminado en 1996, vuelve a repetir la política de negación sistemática de todos los derechos de su pueblo. ¿Pero por qué? ¿Cuál es la razón?

Para ser más claro, pues esos absurdos de la vida deben ser repetidos para aparezcan en su verdad cruda: En Guatemala, una comunidad con en torno de 50 mil personas fue invadida por el ejército de su país, pues hay una inseguridad pública, cual sea, los indígenas no quieren una minería de oro en su comunidad, pues les va a quitar la posibilidad de producir alimentos para la Ciudad de Guatemala. Siendo que ellos son los propietarios de esas tierras desde la colonia.

La política del Estado de Guatemala para el progreso es: vender todas sus tierras, desplazar indígenas y si necesario fuera exterminarlos. La Guerra se repite, pero ahora solo con un actor armado: El Gobierno.

Yo estuve en el territorio Xinka-Xalapan en el día 7 de septiembre de 2009, y me fui en enero de 2010. He convivido con los indígenas, intentando apoyarles en su lucha, con mis precarios conocimientos en la época de economista. Pero, como siempre suele pasar, ellos más me enseñaron que yo a ellos, me enseñaron a luchar aunque todas las dificultades del mundo se impongan, desde hambre crónica (2), machismo extremo, violencia de todos los tipos, precariedades de toda orden de infraestructura, migración que trae dinero pero les quita sus hijos, agua que venía un día sí y día no. Pero peor de todo: Ellos vivían con una espada que volaba en la cabeza de todos: La presencia del narcotráfico que les quería quitar las tierras para producir oro (3) o sea, la minería que podría arruinar su tierras.

Los Xinka-xalapanes son una comunidad autónoma, tienen su gobierno indígena heredado de las corporaciones españolas, que al no lograren imponerse completamente, aceptaron la organización comunitaria indígena, en cambio de que se les presentase un formato semejante a lo suyo, o sea, con mayordomos y todo eso. Pero esa fue la forma como ellos se mantuvieron como organización política y social independiente.

Esa misma comunidad como muchas comunidades indígenas tuvieron de trabajar para otros, o sea, la famosa ley de los vagabundos (4), que se les obligaba a trabajar para los terratenientes liberales, sino eran encarcelados, y trabajar en sus propias tierras no valía, eso ha hecho con que su territorio fuese trabajado en menor intensidad, o sea, no se le podía mejorar la productividad de sus propias tierras, pues eran obligados a trabajar para los terratenientes (5).

Aun así, fueron desplazados, la primera ley de tierras de Guatemala (6), se les han quitado tercia parte de las tierras que tenían. Luego, pasaron por el conflicto armado que creía que había una equivalencia perfecta entre ser indígena y ser comunista.

Pero aun les quitando todo, les imponiendo trabajos forzados, ellos han sobrevivido como Xinkas, con memoria histórica y con gobierno autónomo – tal como las 21 etnias mayas  y los garífunas. Pero ahora que descubren que hay oro en sus tierras se los quieren quitar de ahí o exterminarles de una vez.

Yo conocí otras comunidades indígenas en Guatemala, con los mismos problemas, indígenas que trabajan mucho pero son amenazados de desplazamiento por narcotraficantes, minería, presas entre otros megaproyectos. Ahora con la llegada de Otto Pérez Molina, eso se ha empeorado, y el indígena otra vez es visto como equivalencia de la edad de la barbarie, del hombre y mujer salvaje contra el progreso.

Aquí, nunca una falsa idea de la vida social ha tenido tanta fuerza material, pueden preguntarme, porque ese genocida claramente asesino y ante-población guatemalteca ha ganado las elecciones. Podríamos hacer una investigación de las ventas de televisores y los votos anti-popular, tal vez los estadísticos encontrasen alta correlación estadística. Aún cuando Guatemala es uno de los países más pobres de América Latina y del mundo, con altas tasas de violencia, de desempleo, de deseducación, de todo o más, el gobierno sigue diciendo que es culpa de los derechos humanos que protegen el atraso. Pero los  Derechos Humanos nunca vencieron en Guatemala, y por eso su pueblo es pobre. En ese sentido, la relación causa y efecto es encubierta por una propaganda de que las tierras indígenas generan el atraso, siendo que es lo contrario, es la falta de condiciones para trabajarlas en beneficio de la población guatemalteca que genera el atraso.  

Eso ha justificado en el sector urbano, a un trabajador pobre –  con su celular, pero tiene dificultad de alcanzar el mes para comprar carne y tortilla –  que el indígena es sinónimo de atraso, siendo que la falta de apoyo al sector agrario indígena genera falta de alimentos y atraso.

Aquí, no se evidencia los verdaderos hechos de la explotación minera, cual sea: la contaminación de tierras, siendo que el oro se va, y no se queda nada para la población. En ese sentido, la política de Otto Pérez Molina es de un tipo de liberalismo de armas, en que “nosotros garantizamos la libre circulación y producción de las empresas extranjeras, narcotraficantes, y todo lo demás, para eso exterminamos quienes estuvieron en nuestra frente” y la televisión y periódicos y la falta de conocimiento básicos de interpretación histórica y de texto garantiza la propaganda que logra mascarar el obvio de pobreza y miseria.

Pero los indígenas no se callan, son mitad de la población, pero ahora necesitan de apoyo, pues el gobierno se los va a masacrar, y ¿Nosotros? ¿Tú? ¿Vos? Creé también que los indígenas son la barbarie y deben morir, pues aquí no es exagero, va a investigue un poco de historia da Guatemala y va a haber que el generalísimo no está jugando. ¿Qué vas hacer? Guatemala puede estar lejos de tu casa, pero el mundo se ha hecho muy estrecho y la sangre que se cae allá, puede dañar tu conciencia. El mundo está lleno de cosas así, pero si logramos divulgar, sensibilizar y hacer que muchas otras personas vean eso, podemos frenar, no arreglar, pero frenar los institutos asesinos de Otto Pérez Molina.

¿Qué podemos hacer?

Divulgar esa nota y los textos que publicamos ahí están en las referencias, principalmente los comunicados de los Xalapanes;

Firmar cartas y documentos en apoyo a los Xinkas Xalapanes,

Entrar en contacto con algún periodista de tu país y decirle para hablar algo.

No le cuesta nada publicar en tu facebook un texto que sea, y circular información es importante, pues ayuda a frenar los institutos asesinos del presidente de Guatemala.

Referencias.

(1) El gobierno también ha declarado Estado de Sítiuo en  Mataquescuintla y la cabecera de Jalapa, Casillas y San Rafael Las Flores, Santa Rosa. Comunidades mestizas y en jalapa xinkas, además de haber declarado Estado de Sítio hace un año en Santa Cruz de Barrillas, también en el día 1 de mayo. Ese artículo se habrá de enfatizar a la comunidad Xinka Xalapan, por mí conocimiento de la comunidad. 

(2) En septiembre de 2009, el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, ha declarado estado de calamidad pública, por la crisis de hambruna, que está afectando más de 54.000 familias, habitantes del corredor seco (El Progreso, Zacapa, Chiquimula, Jalapa, Jutiapa, Santa Rosa y Baja Verapaz), en que se han muerto más de 25 niños. Además de eso, hay otras 350.000 personas – habitantes de la región – en zona de riesgo, véase Guatemala declara el “estado de calamidad pública” por hambre, por agencias Guatemala, 09/09/2009. http://www.diariodenavarra.es/20090909/internacional/el-hambre-mata-guatemala-25-ninos.html?not=2009090909055902&idnot=2009090909055902&dia=20090909&seccion=internacional&seccion2=internacional&chnl=30

(3) En noviembre de 2008, por el aumento de la crisis económica, el oro empieza a sobrevalorar, lo que ha generado una fiebre por oro en América Latina, Guatemala, México, Salvador, Colombia, son unos de los casos de donde hay lucha en contra la minería de oro. Aquí se enseña el capitalismo del patrón oro y la lucha por el medio ambiente.

(4) ley de Jornaleros y de La Vagancia de 1829, para un debate sobre la ley y su influencia en la origen del Estado guatemalteco etnocentrico véase: Dorotea Antonia Gómez Grijalva. A etnia e o gênero na construção do Estado-Nação guatemalteco. Campinas, SP: [s.n.], 2007.

(5) Terratenientes que se ubicaban en las mejores tierras, mucha de la costa, cuando he vivido con los Xinkas, la família que me había dado abrigado, en determinados épocas del años, como entre junio y julio, en la entre cosecha del café (principal producto comercializado), trabajan en tierras de la costa, el señor S. trabajaba en una hacienda de un español;

(6) Entre 1885 y 1892 se impulsa la legalización de la tierra en Guatemala, convocando a los propietarios que registrasen sus tierras, cómo esa convocatoria no ha llegado a los indígenas, solamente el criollo ha registrado tierras de indígenas como suyas, véase: http://americalatina.landcoalition.org/sites/default/files/capitulo_guatemala007.pdf

Anúncios