Venezuela, una especie de compendio telúrico de América

Image

Por: Alex Corea

Así definía Alejo Carpentier a Venezuela, país en el que vivió por 14 años y en él cual para muchos escribió su mejor novela: “Los pasos perdidos” y así ha pasado toda la oligarquía transnacional durante estos 14 años, en su malos pasos, perdidos en su caradurez (cosa que no les da vergüenza), su odio y su mezquindad en contra del proceso bolivariano.

Hoy a casi una semana del  histórico triunfo del candidato y presidente de Venezuela Hugo Chávez, numerosos articulistas, analistas y opinantes coinciden que la victoria del  chavismo y su proyecto nacional popular progresista ha demostrado contundentemente  lo siguiente:

– Logro que una buena parte del pueblo (8.136.964 de votos: 55,25%: 11 puntos porcentuales arriba que el candidato de marras) le refrende un periodo de 6 años más con una participación del 80% (15.010.584 millones de personas votaron de un universo apto de:18.606.798) se aclara que en Venezuela no es obligatorio ir a votar.

-Lo anterior significa que las condiciones de vida de las mayorías históricamente marginadas de ese país han mejorado y que el voto por Chávez es muestra de fehaciente de ello.

-Demostró que han perfeccionado el sistema electoral inventado por la misma burguesía y que la misma no se atreve a cuestionar.

-Derrotó a las empresas mediáticas de comunicación tanto al interior como fuera de Venezuela que un día antes mentían emitiendo un empate o un gane del candidato opositor.

-El  triunfo demuestra que cuando un pueblo tiene mejoras en sus condiciones de vida, unido al factor subjetivo, es capaz de saltarse el cerco mediático impuesto  por los medios de comunicación tanto radiales, televisivos, internet y celular.

-El factor identidad como pueblo, como nación que durante 14 años se  ha venido gestando se ha consolidado, el pueblo venezolano es un elector maduro, políticamente educado y culto.

-El  triunfo abre y da impulso a otros procesos tanto al  interior como al exterior de Venezuela, esa onda expansiva del 07 de octubre se sintió como un movimiento telúrico que hace abrigar esperanzas para procesos similares en otros países.

Las luchas que se vienen, es hora de la  revolución en todos los ámbitos de la  vida cotidiana y del Estado

Corrupción e inseguridad son plagas que  atacan al venezolano común, el mismo Hugo Chávez las reconoció en la campaña, y es que resulta paradójico que a pesar de la reducción de buena parte de la pobreza, la delincuencia de todo tipo en Venezuela haya venido en ascenso, de la misma manera la corrupción en todos los niveles de la administración de la cosa pública se ha incrementado. Este tema es delicado, la corrupción casi siempre tiene vasos comunicantes con el hampa de cuello blanco, la dirección chavista debe entender que el proceso ha recuperado las  funciones de un Estado, que el neoliberalismo  niega a  ultranza. No combatir la corrupción puede dar lugar al argumento de privatizar y, en épocas de crisis, los funcionarios que no están comprometidos con el proceso, son los primeros en venderse al mejor postor, el dinero, el consumismo y los goces no entienden de ideología.

Por eso mismo hoy que las condiciones son favorables, las organizaciones populares y sociales deben de emprender la batalla contra la  burguesía, allanar el caminos para que se propicien las transformaciones estructurales tanto económicas como sociales. Esto junto con el ascenso de la clase proletaria al poder.

Anúncios