Salud mental, reforma de salud en marcha y el papel de la universidad en la formación de Psicólogos/as

Una mujer preguntó a la actual ministra de salud por la atención que el sistema del Ministerio daba a la salud mental de la población. Y la Dra. Rodríguez, con su habitual sinceridad, dejó caer el dato: “Es una vergüenza, pero cuando llegamos sólo había cinco sicólogos contratados para contribuir a la salud mental; tres para la capital y dos para el resto del país”
                       José María Tojeira ex  rector de la  UCA
 Image
Por: Alex Corea

Médico, militante del Movimiento de  Profesionales de la Salud Dr. Salvador Allende
 
A dos años de implementación de la reforma de salud en el país, cuyo contenido  pretende revertir la  vergonzosa  iniquidad en salud,mediante una mayor participación popular, la intersectorialidad con el  fin de producir salud en la población y reducir el impacto en los hogares de la carga de la enfermedad.
 
La actual reforma concebida así coloca ni más ni menos a la salud como un derecho humano fundamental y está en línea con declaraciones como la de Alma Ata, la Carta de Otawa sobre la  promoción de la salud la Declaración para la Salud de los  Pueblos, Bangladesh 2000.
 
Toda reforma de salud que pretende ser integral debe de llevar el componente de la salud  mental.Nuestro país tiene una de las proporciones de homicidios más elevadas del mundo. Las muertes en accidentes de tránsito están consideradas, proporcionalmente a la población, las más altas de América Latina. Golpes, gritos, maltrato en el hogar y en muchos lugares de la vida cotidiana son un espectáculo cotidiano. Las frecuentes rupturas del hogar impuestas por la migración o por otras muchas causas, incluida la cárcel  se manifiestan en la descomposición social que padecemos.
 
Los anteriores son sólo algunos de los fenómenos manifiestos del deterioro de la salud mental de los salvadoreños/as. Lo anterior viene estimulado por un modelo curativo, en el que  predomina  el aislamiento del paciente, con participación limitada de atención primaria en la oferta de atención; todo esto a pesar de  que en la Declaración de Caracas (1990), la de Basilia (2005) y las resoluciones del Consejo del Directivo de la OPS (1997 Y 2001) son ejemplos de documentos de consenso donde formalizan el compromiso de los países de la región para desarrollar el componente de salud mental los diferentes niveles de atención de los sistemas de salud.
 
La enseñanza de la psicología en la FMO (Faculdad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador) y su corriente intrasubjetivista el psicologismo y el biologicismo como ocultadores del status quo del sistema capitalista.
 
Conozco a  muchos profesionales de la  psicología , docentes  y estudiantes que se decantan por una  practica de la  psicología tradicional que durante muchas años ha estado orientada por la llamada dinámica de grupos, basada en teorías psicológicas que  intentan buscar la explicación de los problemas “mentales” y de personalidad al interior de lo que ocurre en los pequeños grupos y sobre todo en los grupos primarios, interesándose sobre todo por la forma como se perciben entre si los miembros de un grupo, en las relaciones interpersonales, en la comunicación y en modificar sus afectos e intentar que los miembros lleguen a aceptarse “tal como son”; otras  teorías (las psicodinámicas ortodoxas o no) buscan las causas en lo que ocurre en la subjetividad del niño, en la del adolescente y en su pertenencia a la familia.
 
No en balde esta corriente psicológica reduce las causas de los llamados trastornos mentales y de otros problemas psicosociales en el individuo mismo, ya sea a nivel biológico o a nivel psicológico, cayendo en un reduccionismo biológico (biologismo) o en un reduccionismo psicológico (psicologismo).
 
Por eso “cuando salga de psicólogo quiero poner  mi cliniquita y usar  gabachita  blanca”. La reforma de salud necesita psicólogos comunitarios.Semejante enseñanza de la psicología en la FMO más la creencia de muchos/as estudiantes de que la salud es una mercancía y  que la salud mental se hace en los hospitales (en la cliniquita) va a contrapelo con la  actual  reforma de salud que  se  impulsa.
 
Los problemas de salud mental están en las comunidades, en el primer nivel de  atención de salud, donde se debe de hacer  promoción de salud tanto física como mental, tomando en cuenta los determinantes sociales como factores que inciden e influyen en la salud de  un individuo, familia y comunidad.
 
Por lo tanto es imperativo que la sección de Psicología de la universidad (y demás carreras) como institución formadora de profesionales, cambie la filosofía de la enseñanza; esto supone revertir el binomio que en la Universidad nos inculcan (a todas las carreras) de la teoría a la realidad, de la teoría a la  praxis, de la reflexión a la acción cuando debe ser al contrario de la acción a la reflexión, de la praxis a la teoría. En resumen hacer  proyección social e  investigación científica en la comunidad y  luego hacer docencia.
 
A los que ejercen la profesión de psicólogos y estudiantes les deseo una feliz semana de la salud mental y que esta pequeña reflexión incite al compromiso por la salud de nuestro pueblo.
 
Anúncios