Alerta Rojo! Golpe en Paraguay! Los golpistas no Pasaran!

Por Fernando Marcelino

Cuando supe de la situación en Paraguay de los último días, me he acordado de un texto que he escrito en 2009 llamado de “Golpes de Estado Democráticos”. En aquello entonces ya había alertado que un espectro rondaba nuevamente América Latina: El riesgo de Golpes de Estado

No son golpes de Estado parecidos con aquellos de la década de los 1960 y 1970, pues no buscan implementar una dictadura militar propiamente dicha. La novedad de los nuevos golpes de Estado en la región son “golpes de Estado democráticos”, que por más que tengan un contenido golpista, son envueltos por un velo retórica de democracia liberal. Honduras ha iniciado a ese nuevo ciclo, por más que anteriormente tengan existido otras intentos en la región, como en Bolivia (2008), Ecuador (2010) y Venezuela (2002).

Nos acordemos que Fernando Lugo ha entrado para la historia de su país en 2008, cuando ha derrotado el Partido Colorado, que controlaba la vida de los paraguayos por 61 años. Desde entonces, ya hubieron decenas de intentos de la mayoría puesta y oviedista de derrumbar al presidente. Ahora ese intento de golpe por el camino de un juicio por destitución del presidente, es organizada a toda velocidad por el Congreso, sobre la acusación de malo desempeño de sus funciones por la muerte de 17 personas en una operación de desalojo en una hacienda del nor-oriente del país, cerca de la frontera con Brasil.

Najib Amado, secretario-general del Partido Comunista Paraguayo, ha relatado de la siguiente forma la situación de ahora:

“El processo de juicio por la destitución fue aprobado de forma acelerada. Eso deja claro que se trata de un golpe de Estado. Hay mucha gente llegando del interior para resistir. El gobierno tiene apoyo en los sectores populares. El golpe no representa ni misma la base social de los partidos de derecha. Ya están en Asunción representantes del Foro de São Paulo (articulaciones de partidos de izquierda de América Latina) y luego más llegan los ministros de las Relaciones Exteriores de Unasur (Brasil, Ecuador, Bolivia, Colombia y Uruguay). Los medios de comunicación apoyan a los golpistas. Al largo de las últimas semanas difundieron noticias alarmistas y dieron voz solamente a los parlamentarios que intentan hacer caer al presidente. Hasta el momento, por lo menos oficialmente, las fuerzas armadas no se han pronunciado. La política ha organizado un aparato de seguridad alrededor del Congreso, pero no hay violencia en las calles”.

En síntesis, son grupos conservadores que están se aprovechando de un suceso para desestabilizar al gobierno, un tipo de golpe disfrazado de “legalidad democrática”. Es maniobra de sectores de la derecha paraguaya, en especial los grandes propietarios de tierra del país, están organizando un golpe blanco a las prisas. Como dijo ayer Evo Morales:

“Ese golpe de Estado en gestación contra un presidente democráticamente electo y apoyado por la mayoría del pueblo es un atentando contra la conciencia de los pueblos y contra los gobiernos que hoy impulsan profundas transformaciones en sus países, de forma pacífica (…). Convoco a los pueblos indígenas y a los movimientos sociales de América Latina a juntarse en una sola frente para defender a la democracia en Paraguay y al presidente Lugo”.

El tiempo de aparente calmaría está acabando. Las próximas horas serán decisivas en el futuro del país y de América Latina, hoy a las 13 h Lugo habla al Parlamento que a las 17:30 puede decidir por la destitución. La resistencia popular puede ser la única opción.

Anúncios