De Indignados e Indignos.

Por Venâncio Guerrero.

¿Quienes vienen de las calles? ¡Ellos y Ellas! ¿Pero, quienes son Ellos y Ellas? Son los disformes, los sin personalidad, los que no son famosos. Aquellos a quien nadie quiere en los programas de televisión. Si. No son personalidades de telenovela, de músicas, de aventuras de ficciones. Son personas normales. Vienen a los montones. En algunas calles son poquitos, pero siguen al sentimiento general, que quiere explotar: ¡Indignación! ¿Indignados? ¿Por que, pues? Son aquellos que Ya No Aguantan comer un plato de hambre, mientras ven en la televisión números e imágenes de riqueza. No aguantan ver juicios de los economistas: “Es necesario ahorrar”, mientras los poderosos gastan en bonitos carros, despiden y ganan dinero del Estado.

Sí. Ellos vienen de muchas calles. Sean calles de concreto o tierra. Son las calles de vendedores de Túnez. Ellos miran a los números en las televisiones: ¡Precio de los alimentos crece! ¡Desempleo crece! Los periodistas piden paciencia. Mientras, los vendedores comen hambre, los policiales quieren que paren de trabajar. Pues, ellos impiden la ganancia integral y sobrehumana de los oligopolios, que monopolizan las ventas. Ellos son competencia para los “Wall Mart’s” o “Carrefour’s”. Sí. No pueden trabajar. Los vendedores no pueden trabajar.

El muchacho de Túnez ya fue impedido de trabajar en la profesión que ha estudiado. Mismo que el “Mundo Civilizado” ha dicho, que en su “mundo” no es posible tener personas de enseñanza superior, él fue e hizo una universidad. Pero, no pudo trabajar. Los economistas dijeron que no hay inversiones suficientes para lograr trabajo de calidad, aquel de su sueño. Entonces, se fue a la calle vender. Ahora los policiales dicen que él no puede trabajar. Los vendedores no pueden trabajar. El joven vendedor intelectual no puede. Entonces, él ha explotado y se ha indignado. ¡El muchacho puso fuego a su cuerpo! ¡Sí! ¡Sí! Su vida se ha indignado y si los hombres de carros se enojan con el cierre de carreteras, él ha usado la calle de su propio cuerpo. La calle que ha visto pasar muchos conocimientos y dolores y ha servido para explotar la indignación del Pueblo Túnez. Ahí vemos el pueblo que ha huido de la historia del fin de la historia. Llenan las calles. Los medios de comunicación pasan demandarlos. Ahora los indignados salen como personajes de novelas, personajes de historias. ¿Personalidad del Año en la Times? Las historias de los individuos y personalidades son inferiores a la de los sujetos sociales. Los Indignados renuevan la historia de Lucha de Clases.

Ellos llenan las calles de un occidente que se pensaba civilizado. Llenan los corazones de aquellos, que pensaban una civilización europea sin rebeldías y actos anticapitalistas. Sí. Sí. Ellos llenan las plazas europeas, son millones de colores, es el mundo de los que viven en España. Son jóvenes indignados con el salario de hambre que tiene de recibir. ¿Pero no les habían dicho que era necesario estudiar siempre? No. No.

Muchos trabajadores calificados trabajando en subempleos. Parte de tu tiempo, Part-time! Parte de un todo de un trabajador colectivo. La conciencia está en la máquina, en el teléfono, en la computadora. Produzco excedente, luego existo como parte de un todo de masas que producen masas. No es posible aceptar haber estudiado años y tener de trabajar como call center. No. No. Fueron años de libros de historia, política, economía, geografía, biología, sociales. Otros, muchos más libros de ingeniería, matemática, física, arquitectura. ¿Para qué? Para tener de usar el manualito de cómo contestar personas, para ser manejado por la máquina de controlo llamada computadora. No daba. No daba para aguantar. Mientras, yo gano 700,00 euros, y tengo de pagar un alquiler de 400,00 euros, los banqueros facturan millones.

¡Sí! Indignación contra los mismos que ahora ganan más. Sí. El muchacho español mira al reloj. Ya eran tres de la mañana, y todavía discutían en la plaza ocupada. Ahora él percibe que la democracia no se hace en los papeles de votos. ¡No! ¡Percibe que es necesario y posible un mundo sin mercancías! ¡Sí! Todos debatían en el 15 M. Aquí los indignados españoles no son españoles, no son, se descubren parte de los explotados del mundo. No pueden aceptar más las diferencias entre naciones, que hacen ganancia para los cosmopolitas explotadores. Ya no somos distintos de los ecuatorianos, guatemaltecos, salvadoreños, brasileños, egipcios, también somos pobres como ellos.

¡Sí! Ellos se indignan y llegan a tomar las calles. A llenar las plazas, a volverse presentes en la lucha. A crecer y crecer ¡99%! Somos 99%. Somos una cosa sola. Tenemos identidad, personalidad, no somos masas informe. No somos solo productores de excedente. Somos personas, humanos y merecemos más, muchos más.

¡No quiero vivir una vida indigna! Así, ha pensado el señor griego. 77 años de vida. Trabajo. Dignidad. ¡Sí! Él era Digno. No ha aceptado que los indignos, le imponga el hambre, para poder llenar sus bolsillos de riqueza. No quería aceptar que hiciesen los millones y millones de prestamos a los bancos, a partir de imponer miseria y deudas a su pueblo, y a él mismo. No. No. Él ha terminado su vida, antes de tener de buscar comida en la basura. Se ha juntado con el vendedor de Túnez, se ha juntado con lo mártires de la historia de los indignados. Su sacrificio crea nuevas calles de alternativas. ¡Es posible ser valiente! Es posible sacrificarse por las vidas que vendrán. ¡Despierten! ¡Yo me he muerto para que ustedes despierten!

Sí. Sí. Ellos despiertan en todas las calles del mundo. Ocupan el Centro del Poder. Ocupan todo. Ocupan Wall Street. Son los Hijos del Tio Sam. Aquí, ellos también fueron engañados, también sufren con el poder del dinero. Ya no tienen más la casa del sueño americano. Ya no tienen más tanto poder. Ellos corren para agarrar los banqueros que se esconden en el espejo del poder. Espejo de ganancia. Espejo de las finanzas que invierte la vida, que invierte el poder, que hace con que 99% sea explotado, oprimido por 1%. ¡Indignados: exploten a las casas de los espejos! ¡Necesitamos de realidad! Necesitamos de producción sostenible, pero que no sea más una burbuja de ficción de capitalismo verde. Necesitamos de una producción que sostenga por todos los hombres y mujeres. Sí. Sí. Aquellos que llenan las calles quieren realidad de la vida con sustancia, y no “la nada de la televisión”, de las músicas-masas, letras e imágenes sin forma, sentido y contenido. Quieren matar a los “Homer Simpson’s” que existe dentro de cada estadounidense. Matamos a la caja tonta. ¡Indignados! Se junten y llenen las calles para matar a los indignos que les hacen tener una vida indignante.

Indignados de América Latina. ¡Indignados indígenas! Ya no acepten que entren en su casa y te desalojen. ¡No! ¡No! Son los indignados de Santa Cruz de Barrillos, en Guatemala. Los indignados que deben expulsar a la Hidroeléctrica. Que deben expulsar al ejército del General Otto Perez Molina. Llenen las calles con sus corvos, con sus rostros duros de mayas. ¡Llenen! ¡Llenen! Expulsen a los soldados. Arrasen con la Política de Tierra Arrasada. Ustedes son Dignos, pues son hijos de la tragedia, de la sangre. ¡Pero, todavía desafían al poder! ¡Vivan y resistan! Viva al Pueblo Originario Indignados.

Pueblo Originario expulse al brasileño opresor. Originario de Bolivia. Expulse al Estado de Brasil. Estado que financia carreteras de la muerte. Carreteras que van desalojar su Amazonia, que van a desalojar su vida. Expulsen a todos los imperialismos. Expulsen al imperialismo del agronegocio brasileño de soya en Paraguay, que mata a los indígenas y produce veneno con transgénicos. Llenen las calles de tierra. No aceptemos opresión y explotación, no importa de donde venga.

Pues, ese Estado Brasileño oprime a los suyos. Aquí, también hay indignados. Pocos todavía, pero son los valientes resistentes del Pinheirinho. ¡Que no aceptan a ninguno especulador! Eso dice las mujeres y hombres que fueron expulsados de la comunidad del Pinheirinho. Que fueron expulsados de sus casas. Esos indignados perdieron sí. Pero, no dejan su lucha morir. Todavía resisten y recuerdan al poder: que no aceptaran vivir en las calles. Las calles son hechas para ocupar en la lucha, no para hacerse viviendas. Los Pinheirinho’s se multiplican. Es el Pinheirinho de Brasilia que ocupa la tierra improductiva para hacer casas. Son los indignados brasileños que empiezan a salir a las calles. A decir que ya no quieren más creer en la propaganda. Sí. Sí. ¡Sea los indígenas en Mato Groso que sobreviven al genocidio! ¡Sea las mujeres que exigen su cuerpo! Son pocos todavía. Pero ya se hacen presentes en la Indignación Mundial. Empiezan a superar la fe en el Brasil de 1° Mundo. Despierte brasileño. Tu país todavía es desigual, opresor y explotador. No somos emergentes. No. No. Sigan al rumbo de tus hermanos latino-americanos.

¡Pueblo latino-americano de los chilenos estudiantes! Pueblo que lucha por educación gratuita. ¿Como es posible ser pago la ciencia producto colectivo de la humanidad? ¿Como es posible que los conocimientos saqueados de los trabajadores, de los pueblos en el mundo por el capital, ahora sea mercancía? No es posible. No podemos dejar. Pues, nos estamos endeudando tan jóvenes, salimos de la universidad y tenemos de trabajar para sobrevivir y para pagar intereses a los banqueros que prestan dinero del gobierno. ¿Por qué al banquero el dinero sale casi gratuito y para nosotros la educación es paga? Sí. Sí. Vayamos a la calle. ¡Estudiantes chilenos están en lucha, unidos con los pueblos de su país! Están juntos con todos los indignados en el mundo. Gritan en las calles: ¡No es posible! ¡No podemos! América Latina despierta.

Sí. Sí. Pueblos de América Latina llenan las calles. Luchan en contra los desalojos. Expulsaremos al 1% que quieren matar nuestras tierras. Sí. Sí. Ellos que quieren sacar oro para especular con el hambre del veneno. Sí. Sí Aquí, sufren los peruanos, los ecuatorianos, los guatemaltecos, los salvadoreños, los mexicanos, los mapuches, muchos otros hermanos latino-americanos. Por eso, esos pueblos se hacen indignados. Todos ellos llenan las calles en contra a los proyectos de muertes.

No vamos aceptar. No podemos aceptar. No queremos más una vida indigna para producir riquezas a los verdaderos hombres sin dignidad. Nosotros somos indignados que llenan las calles, que ocupan plazas, tierras, territorios, casas, bancos. Vamos hacerlos nuestros. Queremos gestionar la producción de la riqueza, sin necesitar de las lentes del dinero. Queremos ocupar los espacios que hacen el poder, para que hagamos nuestro propio poder. Socializar al poder, para hacer nuestra propia vida. Sí. Sí. Una vida verdaderamente digna.

Anúncios