Chile: ¿Reforma o Rebaja Tributaria?

UN BREVE ANÁLISIS DE LAS PROPUESTAS DEL GOBIERNO 

Por Abel Hidalgo Vega

En primer lugar, quisiera señalar que la presente columna está construida sobre la base de la cadena nacional dada por el Presidente Sebastián Piñera y la información entregada por un sinfín de medios de comunicación. Es lamentable, y reiterativo por parte del ejecutivo, anunciar proyectos de ley a los cuales no se puede acceder para el análisis, dejando gran parte del fondo del asunto a la especulación.

En segundo lugar, lo que se busca es dar a conocer de una manera breve y simple algunas de las propuestas (en honor a la extensión del documento) que se difunden como importantes y trascendentales.

En tercer lugar, tenemos un ordenamiento jurídico tributario poco simple y asistemático. Nuestras leyes tributarias buscan que las personas se alejen de un análisis que les puede resultar difícil a ratos. Hagamos un esfuerzo, no es casualidad que estas regulaciones estén establecidas de esta manera.

1.        Aumento del Impuesto de 1° Categoría de 17% a 20%: el Impuesto de Primera Categoría es aquel que pagan las empresas, por las utilidades generadas en un período respectivo. Por efecto del terremoto, existe hoy en día un alza transitoria (18,5%) de este impuesto que, como ha quedado comprobado, no afectó de manera alguna al crecimiento ni a la productividad nacional.

Si bien existe un alza de tres puntos porcentuales hay algo que no nos cuenta nadie. El Impuesto de Primera Categoría que paga una empresa, sirve de crédito o anticipo contra los Impuestos Finales (Global Complementario o Adicional) que gravan a una personas natural. Es decir, todo lo que paga mi empresa por concepto de este tributo se descuenta directamente de mis impuestos como persona natural.

Lo anterior, se denomina sistema de integración completa que sólo existe en Chile y que se instauró en 1984, luego de la crisis del dólar de 1982. Es tal la importancia que nuestro sistema sea de integración completa que desde el año 2006 el fisco ha devuelvo más dinero, en cifras netas, que lo ha recaudado por concepto de Impuesto Global Complementario (Impuesto que pagan las personas naturales residentes o domiciliadas en Chile)[1].

2.        Rebaja de los gastos en educación: todavía no logro dilucidar si el beneficio propuesto por el Gobierno consiste en un gasto o en un crédito, algo muy distinto en materia tributaria. El gasto se reduce de la renta bruta o se rebaja el tramo del impuesto a pagar, por otro lado, el crédito es una imputación directa contra el monto de impuesto. Siempre es mejor, por ende, tener un crédito que un gasto en materia tributaria porque la rebaja de tributos será mayor.

A través de la prensa se ha anunciado como gasto o crédito tributario sin hacer la distinción correspondiente, pero para efectos de este análisis tomaremos el beneficio como un gasto aplicable a trabajadores que laboren bajo subordinación y dependencia.

 

[2]El 88,46% de nuestros trabajadores dependientes no paga Impuesto de Segunda Categoría, lo anterior es porque sus salarios son bajos y viven bajo pobres condiciones de trabajo que hacen que sus rentas estén exentas (menos de $500.000 aproximadamente). Si se establece un beneficio tributario esto sólo afectaría a los trabajadores con rentas altas que pueden hacer rebaja de la tasa a la que están gravados, es decir, sería un beneficio tributario asimilable a un Aporte Previsional Voluntario (APV). Los gastos en educación tendrían un tope de 64 UF, al igual que un APV.

3.        Rebaja de los aranceles aduaneros: Con aquellos países que no existen Tratado de Libre Comercio (TLC) existe una tasa arancelaria de 6%. Para el caso concreto, la idea del Gobierno es reducir la tasa a 0% en el año 2015.

No creo que esto beneficie a la clase media ni a la PYME, lo anterior porque el 97% de las exportaciones las realizan las grandes empresas, es decir, aquellas que generan ventas por sobre 100.000 UF anuales. Las cifras hablan por si solas[3].

4.        Rebaja del Impuesto de Timbres y Estampillas: Impuesto que grava las operaciones de crédito de dinero, que se contempla una rebaja del 0,6% al 0,2%. Si bien creo que este tributo ha tendido mundialmente a su eliminación por múltiples razones (una de ella es que es un impuesto regresivo), es importante establecer que cuando se elimina o se rebaja un impuesto se debe alzar otro para no complicar las arcas fiscales. Lo anterior, es un punto clave en cualquier política tributaria.

5.        Rebaja de las tasas marginales del Impuesto a la Renta Los impuestos a los que se refiere la iniciativa son el Impuesto Único de Segunda Categoría y el Impuesto Global Complementario. El primero es de pago mensual, aplicable a trabajadores bajo subordinación y dependencia. El segundo, es de pago anual aplicable a personas naturales que tengan residencia o domicilio en Chile.

La tasa de ambos impuesto es progresiva, es decir, va de 0% a 40%. Lo que busca el ejecutivo es hacer una reducción de la tasa marginal de 40%, por ende, la tasa de aquellos que más altas rentas reciben bajaría entre un 10% a 15%. Juzgue usted mismo nuevamente.

Abel Hidalgo Vega

Iquiqueño

Egresado de Derecho

Universidad de Chile


[1] http://www.sii.cl/aprenda_sobre_impuestos/estudios/tributarios16.htm

[2] Fuente: SII.

[3] http://www.slideshare.net/oceanosazules/empresas-de-menor-tamanno-m-astorga

Anúncios