La noche que no dormimos…

Por Hector Beira.

El renombrado movimiento  del 15m no  comenzó ese día, quiero decir, las acampadas en las principales plazas de las mayores ciudades del país que hicieron que se hablara de los indignados en todo el mundo. No se iniciaron el día 15 de mayo sino dos o tres días después

Por qué hablara del 15m, sencillamente porque aquel domingo de mayo tuvo lugar una marcha que transcurrió por las principales ciudades del país, convocada por internet y boca a boca, además de en todas las paredes en que se pudo. Miles de ciudadanos indignados con la indigna élite dirigente política, económica o social(ese 1% que maneja el destino del 99%) inició un movimiento que no se ha detenido un año después, que se reúne semanalmente en cada barrio de cada ciudad, en cada plaza de muchos pueblos, para debatir y proponer unas políticas que no escucharán a la dirigencia política.

Aquel domingo sólo unas cuantas personas acamparon, pero unos días después, dos o tres, serían miles quienes mantendrían durante unas tres semanas en Madrid o Barcelona una acampada en pleno centro de la ciudad. Fue el desalojo de aquellas pocas personas lo que motivaría las acampadas, que nadie esperaba, ni siquiera quienes acamparon, mucho menos la clase política  interesada en atraerse esos votos que escaparían para siempre en aquellos comicios municipales que adelantarían la que nos ha caído encima a nivel nacional. Los votantes de la Derecha no son nada exigentes y muy crédulos con “sus” políticos ( allá ellos).

Qué pasó aquel martes, miércoles o jueves de mayo, a una semana de las elecciones locales? Pues sencillamente el fenómeno político más relevante desde la mitificada Transición. Sucedió que una ciudadanía adormecida y acostumbrada a delegar sus responsabilidades (y sus derechos) en una clase política autocomplaciente despertó, y le llegó la madrugada en una asamblea en la puerta del Sol, en el caso de  Madrid

¿Qué ha pasado desde entonces? No seré yo quien usurpe la palabra ni mucho menos la memoria de este movimiento que ha enriquecido a otros. Para eso es mejor consultar sus propios medios nacidos en el calor de la movilización( http://tomalaplaza.net/) o el diario que las asambleas populares nacidas de tal movimiento en su descentralización por barrios de cada ciudad  han elaborado con aportaciones propias o de gentes afines, donde podemos encontrar un resumen visual de un año de movilizaciones; además de las actividades desarrolladas y las prácticas combatidas por las asambleas populares.

Lo que sí puedo  contar es lo que vi y viví el día en que nació el movimiento, desbordando completamente a la organizaciones  convocantes Democracia Real Ya! O Juventud sin Futuro que no por ello se disolvieron. Un movimiento así, que aún existe aunque los medios (con notables excepciones), no le presten tanta atención, y cuando lo hacen es para denigrarlo. Esto es lo que estábamos esperando y por lo que estábamos luchando los militantes de cualquier movimiento anterior, sean aquellos contra la mercantilización de la Universidad pública, por el derecho a una vivienda digna o contra las privatizaciones de servicios públicos, y que han renacido o se han transformado gracias al 15M y a las agresiones del actual gobierno derechista.

Pues bien, ya hemos adelantado que el 15 de mayo la manifestación convocada vía internet, pero también boca a boca y con carteles y pegatinas, es decir con todos los medios disponibles fue un éxito, no sólo en Madrid sino en otras ciudades como Barcelona, Valencia, Sevilla, etc.  Al finalizar las marchas un grupo reducido de gente decidió acampar en la noche de aquel domingo, serían los pioneros de un movimiento que ni se imaginaban que se iba a producir. Por qué era la manifestación? Por la gestión de la crisis en general, por las nulas  políticas sociales, las económicas que favorecían a los de siempre, la privatización encubierta, etc.. no era nada en comparación con lo que nos ha venido con el gobierno mercantil de hoy día si acaso amenazas de lo que sería el actual gobierno.

A aquellos pioneros se les desalojó con alevosía y nocturnidad, de madrugada, y la respuesta no fue inmediata sino pensada y calibrada. Se decidió una concentración como acto de protesta ese mismo día, creo que fue el 17. Creo que casi todas las personas que participaron en aquella marcha recibió un mensaje al móvil convocando una concentración para ese día  incluso de gente que ni se podía imaginar enviando tales convocatorias. Ese mensaje se fue extendiendo como la pólvora por los móviles de casi todos los jóvenes de la capital. De modo que llegó la hora H, las 19h, las 20h?  A partir de aquel momento  comenzó a llegar gente tímidamente, como un goteo, y llegaba gente y más gente hasta constatar que aquello estaba siendo un éxito.

Uno se encontraba allá a todos los conocidos  que se había ido encontrando en todas las manifestaciones de protesta a las que había asistido, pero de no conocer a nadie, el ambiente era tan afable( a falta de otra palabra capaz de describir aquel estado de ánimo) que se podía estar sólo y sentirse acompañado.

De repente, en el centro de la puerta del Sol se comenzó a montar una lona que serviría de techo, y comenzamos a ver llegar gente con mobiliario, y luego alguna tienda de campaña, y personas que traían agua y comida. Ya vimos que aquello era una acampada en toda regla, era una ocupación en pleno centro de la ciudad (aunque las lonas  no eran “pretas”).

Comenzaron a oírse voces amplificadas por bafles traídos de incógnito solicitando ayuda para mantener aquello, dejando bien claro que era una protesta y no un botellón( fiesta alcohólica), surgieron voluntarios para todo tipo de tareas entre la multitud. Para buscar cuerdas y soportar la lona, buscar comida, materiales, recordar el objeto del evento y por pedir educadamente que se dejase de beber a quien estuviese tomando, etc.

Todo esto, estaba aconteciendo a las 12h de la noche, a partir de ahí de la multitud surgieron grupos de trabajo para preparar la acampada y las actividades que se desarrollarían durante un tiempo indefinido. Nadie de quienes allá estábamos podíamos imaginar que el Campamento Dignidad, o de los indignados, iba a durar tanto. Tres semanas en las que se hicieron todo tipo de actividades, desde talleres de formación de cuestiones económicas y legales hasta reiki, así como asambleas de todo tipo( de Economía, política a largo y corto plazo, ecología, feminismos, y un largo etcétera). Todo ello, en medio de una campaña electoral para elegir a unos representantes locales y estaduales, por supuesto con una participación baja, que cuando asumieron sus puestos fueron recibidos con insultos y silbidos, por no sentirse la ciudadanía indignada mínimamente representada, además fueron elegidos políticos investigados por corrupción, algunos de los cuales incluso serían condenados más tarde.

Pero lo que aconteció desde aquel día hasta hoy, prácticamente un año después, daría no para un texto sino para toda una wikipedia. Y no se podría entender la existencia o la fortaleza          (todavía escasa) de los movimientos que se pusieron en marcha o se revitalizaron gracias al impulso de la indignación generalizada, ahora en proceso de organización. Básicamente Movimientos que  postulan la defensa de los servicios públicos y se oponen a su privatización y los recortes que anuncia el actual gobierno cada viernes.

Valgan como ejemplos vistosos las Mareas de Colores: Verde, por una  educación pública y de calidad. Azul, contra la privatización del Canal de Isabel II( la empresa pública de suministro de agua). Blanca, por la sanidad pública, etc. Pero también el movimiento contra los desahucios, que evita  cada mes que decenas de familias sean arrojadas de sus casas por los bancos. El movimiento YONOPAGO, contra la subida del precio del transporte público. El movimiento de los Yayoflautas(que proviene de la palabra “Perroflauta” expresión despectiva usada para denigrar a los pseudohippies) de jubilados indignados por la pérdida de su calidad de vida ante los recortes. Todo ello sin olvidar a los sindicatos, pelegos o no, en pie de guerra por la reforma laboral que supone toda una involución; y los partidos políticos de izquierda( los de verdad), que salieron beneficiados en las elecciones generales por haber sabido escuchar a estos movimientos.

Así pues, antes de afrontar las jornadas del día 12 de mayo, no un aniversario del 15M sino una protesta organizada en toda regla y justicia porque hay infinidad de razones para protestar y organizar la rabia ante la ofensiva neoliberal que nos rodea, no sólo en España sino en toda Europa( ahora campo de ensayo para experimentos del FMI o el BM). Simplemente quiero añadir una imagen de aquella noche para el recuerdo, de hecho va a ser difícil que se me borre de la memoria,y es la de una asamblea, de unas 200 o 300 personas en la puerta del Sol, debatiendo qué hacer con esa acampada que estaba naciendo. Todas esas personas, cansadas después de un día tan intenso reunidas tranquilamente, desconocidas pero en amigable camaradería respetando los turnos de palabra ¡¡a las 4 de la madrugada!!! Finalizando la asamblea, primera de otras tantísimas, a las 5.30h.

Como dije al principio, aquella noche no dormimos porque ya estábamos soñando

Anúncios