Marchamos juntos porque todas las causas son nuestras

Texto que presenta un escenario de la lucha en Colombia.

Por Tejido de Comunicación – ACIN

Los pueblos étnicos que rodean el norte del Cauca, caminamos para defender la vida y la tranquilidad del territorio. Comunidades afrodescendientes, indígenas y campesinos desde el día 9 de mayo de 2012 se dan cita en el municipio de Caloto, Cauca, para  realizar “La marcha por el derecho a la vida, el territorio y la paz”. Esta marcha iniciará el día 10 en Caloto, pasará por Santander de Quilichao y culminará  en el municipio de Villarrica el viernes 11 de mayo.

¿Por qué nos juntamos? Porque la unidad es el camino, nos encontramos como hermanos en un solo sentir, compartimos el territorio, las amenazas y los sueños de vida. Vivimos grandes desafíos, compartimos los dolores y somos victimizados por el mismo agresor, nuestra esperanza se fundamenta en  mantener vivos los sueños, la cultura, el territorio, la identidad, la vida misma. Con la unidad y la movilización exigimos respeto, hablamos de la realidad que vivimos en los territorios, esa realidad que ocultan y tergiversan los medios al servicio de la propaganda.

Tenemos claro que la guerra sólo es una estrategia que se implementa para generar terror, muerte y desplazamiento, la imposición de leyes que a nombre de la soberanía y de la legitimidad del estado, pregonan y difunden como verdades absolutas en nombre del desarrollo. No es para los pueblos el desarrollo lo que promueven con la explotación minera, estamos seguros que el TLC no traerá oportunidades como se pregona por los medios. Caso contrario sabemos porque ya lo hemos experimentado lo que trae para las comunidades el desarrollo que promueven los gobiernos. Se incrementa la guerra, las reformas legislativas, los señalamientos a civiles, los asesinatos y el desplazamiento por los diferentes grupos armados. Todo este escenario se genera a través de los gobiernos para satisfacer los mezquinos intereses de las corporaciones que saquean y despojan a los pueblos. Por tal razón una vez más indígenas, afrodescendientes y campesinos marchamos para exigir respeto y manifestar que no queremos la explotación de recursos en nuestros territorios, no queremos el supuesto desarrollo que destruye la vida y no queremos los grupos armados en nuestros territorios.

Nuevamente han querido adueñarse de “La marcha por el derecho a la vida, el territorio y la paz”, pero esta movilizacion ha nacido desde el sentir, desde el dolor, desde la dignidad de los pueblos, por eso decimos que esta marcha tiene voceros, pero no dueños. Sus protagonistas son los pueblos que nuevamente se junta para convocar a los colombianos de manera urgente a defender la vida.

Mientras recorremos estos tres municipios del norte del Cauca, otras voces y pasos caminarán diferentes ciudades, rechazando las políticas del despojo, el abuso de los operarios de los servicios públicos, y también el derecho a los derechos entre ellos el de la salud. Hoy podemos decir que todas esas voces y gritos de Dignidad son tambien nuestros y nuestras.

Acompañamos la Movilizacion Pacificia “Por la Diginidad y derechos de los Usuarios” que exige tarifas justas del recibo de energía que esta desangrando los bolsillos del pueblo caucano que tiene un 78% de pobreza y un 37% de indigencia, porque no se puede seguir soportando el incremento de tarifas desmesuradas que ha promovido la política privatizadora de la compañía, que arrasa con los intereses de la comunidad de estratos 1, 2 y 3. Cinco puntos convocan para que los Caucanos se movilicen el día 11 de mayo”.

También en Colombia las madres comunitarias se movilizan exigiendo garantías laborales, reclaman su legítimo derecho al trabajo, pues se ven afectadas y discriminadas por la edad y por no cumplir los supuestos requisitos profesionales para los nuevos programas adelantados por el Gobierno.

En Bogotá se viene liderando la “Campaña nacional de salud y seguridad social, como derecho fundamental”, razón que llama a una movilización pacífica el día 10 de mayo, donde se exigirá que la salud sea un derecho público y no mercantil, y como tal  que no se entreguen los recursos públicos a empresas particulares, situación que hace insostenible el sistema de salud, la misma que degrada a los hospitales y aumenta la desigualdad entre las personas por el limitado acceso a los servicios.

Este es el camino de lucha que recorremos juntos, campesinos, afrodescendientes, indígenas, sindicatos, estudiantes y sectores sociales, todos y todas tenemos el compromiso de defender la vida. Marchamos juntos porque todas las causas son nuestras y que nuestras causa se ha también la suya.

Anúncios