¿QUÉ SON EL G-20 Y LOS MOVIMIENTOS ANTISISTÉMICOS?

Por Gilberto Piñeda Bañuelos retirado de la Coalición G20 (http://www.coaliciong20.org/?p=255)

COMISIÓN DE ENLACE NACIONAL E INTERNACIONAL DE LA COALICION SUDCALIFORNIANA FRENTE AL G-20

El 8 de marzo de 2012 se formó en la ciudad de La Paz  la COALICIÓN SUDCALIFORNIANA FRENTE AL G-20 con individuos e individuas y con las siguientes organizaciones: Centro Social Otro Mundo, Colectivo Flores Magón, Radio Zapatista Sudcaliforniana brazo sonoro del FZS, Medio Ambiente y Sociedad, A.C., Centro de Investigaciones Sociales, Sindicales y Laborales, A.C., la sección 89 del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana-UNT, y mas recientemente el Comité Ejecutivo Seccional Democrático de la sección 3 del SNTE ; y dentro de las actividades que tiene planeadas durante  los meses de  abril y mayo, antes de arribar a la CUMBRE ALTERNATIVA DE LOS PUEBLOS FRENTE AL G-20 que se efectuará en la ciudad de La Paz los días 16, 17, 18 y 19 de junio, se encuentran las CONVERSACIONES SOBRE EL G-20, organizada por la Comisión de Formación, Arte y Cultura de la Coalición, que se realizarán los jueves de cada semana a las 6:30 de la tarde en la planta baja del local de la Casa de la Trabajadora y del Trabajador ubicado en Padre Kino entre Márquez de León y Normal, colonia Los Olivos, en la Casa de la Trabajadora y del Trabajador, sede del Cisslaboral. En la primera conversación, la Comisión de Difusión y Comunicación de la Coalición informo de la puesta en operación del sitio: http://www.bcsfrenteg20.wordpress.com.

Iniciamos estas conversaciones con algunos antecedentes históricos de la economía-mundo capitalista, de los movimientos antisistémicos  y el origen del llamado Grupo de los Veinte, mejor conocido como el G-20, que tendrá su séptima reunión en el municipio de Los Cabos, Baja California Sur, bajo la presidencia de Felipe Calderón, presidente de México,  del derechista y conservador Partido Acción Nacional.

Un sistema capitalista en lo local como en lo mundial, funciona con la lógica de la ganancia y del mercado, nunca en función de las necesidades sociales ni del respeto a la madre tierra ni a la naturaleza, y se distingue por la acumulación incesante de capital; por lo tanto, un movimiento social antisistémico se origina, se desarrolla y se concreta con una lógica radicalmente diferente,  donde no necesariamente  todo movimiento social de protesta contra las medidas del capital es un movimiento antisistémico, aunque una buena parte del movimiento social altermundista si tenga  una lógica antisistémica. En el mundo todavía existen miles y miles  de comunidades pequeñas y medianas donde  sus economías se basan en la lógica de las necesidades sociales, de la solidaridad y ayuda mutua,  en México por ejemplo, tenemos el caso de un extenso territorio indígena en el estado de Chiapas cuyos epicentro son los llamados por los zapatistas, Caracoles, donde las Juntas de Buen Gobierno (JBG) gobiernan bajo el principio zapatista del “mandar obedeciendo”, resguardados por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional,  donde la cultura, el ejercicio del poder y la economía son por definición antisistémicas en el sentido anticapitalista que hemos definido.

Ahora bien, la primera gran redistribución territorial del planeta producto de la competencia capitalista, interimperialista, se dio durante la conocida como primera Guerra Mundial, y como parte de esa crisis capitalista conocimos por primera vez,  después de la comuna de parís de 1871 en Francia, la primera gran Revolución Socialista que se gestó en Rusia, y que al paso del tiempo, desafortunadamente, se fue deformando gradualmente con la imposición de la dictadura estalinista, después de la muerte de Lenin, de la persecución de Trotskismo y del asesinato de León Trotsky en 1940 en su casa de Coyoacán en la ciudad de México, por un sicario español de José Stalin, apoyados en México, por los dirigentes del Partido Comunista Mexicano, entre otros por David Alfaro Siqueiros.

Los postulados socialistas en completo estado de descomposición en el Estado Soviético; una segunda gran redistribución del planeta entre las grandes corporaciones capitalistas y los  estados nacionales, la encontramos al final de la segunda guerra mundial, en donde los Estados Unidos y la Unión Soviética, se convirtieron en los estados nacionales hegemónicos, que tuvieron el control de la economía-mundo, cada uno con su esfera de influencia,  el llamado primer mundo capitalista y su periferia  formada por una gran parte del tercer mundo, y por otro lado el llamado mundo socialista que se había agrupado fuera del mercado capitalista desde la primera mitad del siglo XX, al que se sumaron las economías de Europa Central y Oriental, que estaban bajo lo hegemonía de estalinismo soviético;  y, posteriormente,  Vietnam, Cuba y China, quienes de cierta manera guardaron distancias con la burocracia política soviética.

En la posguerra aparecen dos fenómenos en cierto sentido contradictorios, por un lado,  en la economía-mundo capitalista, surgen las entidades supranacionales  dominados en su mayoría por los Estados Unidos,  una es la Organización de Naciones Unidas (ONU),  otras son el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), la Organización de Estados Americanos (OEA) y a nivel militar aparece la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN); a través de las cuales, el capitalismo ha garantizado el control político, económico y militar, de la gran mayoría de los pueblos del planeta durante la segunda mitad del siglo XX; en contraparte, hay que recordar que  el primer gran movimiento social antisistémico  del siglo XX,  la revolución socialista en Rusia de 1917 promovió un organismo de corte político que fue la III Internacional que agrupó a la inmensa mayoría de los partidos comunistas del mundo, bajo la hegemonía del Partico Comunista de la Unión Soviética (PCUS)  que ya burocratizada por el estalinismo creo en la economía-mundo, un organismo fundamentalmente económico  denominado Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) como contrapeso al FMI y al BM, que operó con otra lógica y sin ninguna relación con ellos. Hubo en la segunda mitad del siglo XX otros movimientos sociales antisistémicos  con el carácter de revoluciones socialistas al margen del estalinismo soviético anticipada por  la revolución socialista en China en 1949, la yugoeslava en medio de la segunda guerra mundial,  la cubana en 1959, la vietnamita en 1968 y 1975, y otras que finalmente no prosperaron como fueron la revoluciones inconclusas en Nicaragua dirigida por el Frente Sandinista de Liberación Nacional y de El Salvador dirigida por el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), y otros movimientos antisistémicos como los de Guatemala y Granada.

Estos movimientos sociales antisistémicos fueron coincidentes con la crisis económica severa que sufrió el capitalismo mundial al finalizar la década de 1960 con la crisis del dólar, pero sobre todo la crisis generalizada de sobreproducción de mercancías de 1974-1975 y 1980-1982, que se expresó en el corazón de las economías desarrolladas, con millones de desempleados en las calles. En este momento poscrisis ya  se habían fortalecido otras economía nacionales como Japón y las principales economías de la Unión Europea encabezadas por Alemania y Francia, que se convirtieron en pares  de los Estados Unidos desde el punto de vista de la competencia capitalista; y empezaron a formarse los grupos hegemónicos proteccionistas del sistema capitalista, empezando por el G-7 formado por Estados Unidos, Alemania, Japón, Francia,  Gran Bretaña, Italia y  Canadá, y a partir de aquí, todas   las instituciones del capital se reestructuraron para garantizar la expansión de privatización de la economía y de la naturaleza en el planeta,  se generalizó la privatización de las empresas estatales en todos los países, se promovió la apertura de las economías nacionales a las mercancías y al capital extranjero; se trataba de un nuevo modelo de acumulación del capital, conocido como modelo económico neoliberal, que también ha ido modificando, en los hechos,  en todo el mundo, las relaciones laborales establecidas en el pasado entre el capital y el trabajo;  y por otro lado, se ha venido destruyendo el tejido social de las comunidades locales, indígenas y no indígenas;  y poco a poco ha venido copando los territorios de las áreas naturales ricas en biodiversidad, una buena parte de ellas, áreas naturales protegidas, que ahora son uno de los principales blancos del capital, sobre todo para el roboi de la biodiversidad y las minas a cielo abierto de metales preciosos como el oro e industriales como el cobre.

Después del derrumbe del llamado campo socialista al finalizar la década de 1980,  La Unión Soviética y todas las economía de Europa Central y Oriental, llegan al finalizar el siglo XX, con una economía  reestructurada, de nuevo, como economías capitalistas;   un caso atípico es, indudablemente, el caso de la economía China, por la sencilla razón de que se trata de una economía centralizada estatalmente, que utiliza de manera extensiva  instrumentos monetario-mercantiles y mecanismos de mercado conducida por un partido que de origen no es capitalista, el Partido Comunista Chino, que si bien tiene un proyecto económico de largo plazo que ellos llaman por lo pronto economía socialista de mercado, en las condiciones actuales de la economía-mundo capitalista, no es distinto al proyecto neoliberal, pues se ha incorporado intensamente al mercado capitalista de mercancías, de capital, de ciencia y tecnología, y que junto con Brasil, Rusia e India, es parte del grupo conocida como BRIC, que dicho sea de paso, es un contrapeso al interior del G-20, en la competencia capitalista. Por los rasgos atípicos que hemos mencionado, esta economía ha sido soporte también, de países donde gobiernan partidos identificados como socialistas o comunistas, que son los casos de Cuba, Vietnam y Corea del Norte, o países donde gobiernan organizaciones políticas de corte  populista y antimperialista,  como son los casos de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Nicaragua, El Salvador y Brasil.

Podemos decir que el capitalismo tiene ahora tres grandes liderazgos y no uno, como sucedió después de la segunda guerra mundial,  que se disputan la hegemonía del globo terráqueo, lo que ellos llaman la “gobernanza global”: uno de ellos es Estados Unidos, otro  Alemania y Francia, apoyados lo que se conoce como la “troika”: la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional;  y  un tercero los países asiáticos hegemonizados por Japón y China, en el que se incluye a Rusia. Caso aparte son los países árabes que representan la hegemonía petrolera. En consecuencia, aunque el dólar sigue siendo la moneda de referencia mundial, ya no es la única pues compite con el euro, el yen y el yuan.

En el momento en que Rusia se consolida como un economía capitalista reestructurada, pero sobre todo por lo que representó como potencia autonombrada socialista en el pasado, el G-7 lo incorpora como invitado permanente y se forma lo que ahora conocemos como el G-8, aunque Rusia opera por separado al lado de Brasil, India y China, que se conoce como el Grupo BRIC  o G-5 si se agrega Sudáfrica; y que forman también parte del G-20; mientras que la Unión Europea lo forman 27 países: Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, República Checa, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumanía y Suecia, y todos ellos en conjunto tienen un asiento en el G-20.

El G-20, donde se concentra el poder económico del capitalismo, esta formado por economías centrales y semiperiféricas, y sus jefes de estado y de gobierno estarán el 18 y 19 de junio de 2012 en Los Cabos: Angela Merkel (Alemania), Abdalá Bin Abdelaziz (Arabia saudita), Cristina Fernández de Krchner (Argentina), Julia Gillard (Australia), Dilma Rousseff (Brasil), Stephen Harper (Canadá); Hu Jintao (China), José Manuel Barroso (Unión Europea), Lee Miyung-Bak (Corea del Sur),  Barak Obama (Estados Unidos), Nicolás Sarkozy (Francia),  Manmohan Singh (India), Susilo Bambang Yudhoyono (Indonesia),  Mario Monti (Italia), Yoshihiko Noda (Japón), Felipe Calderón (México), David Cameron (Reino Unido), Validir Putin (Rusia), Jacob Zuma (Sudafrica) y Recep Tayyip Erdoğan (Turquía); y como invitados Jalifa Bin Zayed( Emiratos árabes Unidos),     Mariano Rajoy  (España), Meles Zenawi (Etiopía), Teodoro Obiang Nguema Mbasogo (Guinea Ecuatorial) y Lee Hsien Loong (Singapur); Mario Draghi (BCE), Cristine Lagarde (FMI), Ban Ki-Moon (ONU), José Ángel Gurría (OCDE),  Pascal Lamy (OMC) y Robert Zoellick         (BM), entre otros muchos otros y otras, representantes del capital global.

La reunión de Los Cabos sería la VII reunión del G-20 desde su  fundación el 14 y 15 de noviembre de 2008 como G-8 ampliado que fue en Washington,  seguido el 2 de abril de 2009 en Londres y el 24 y 25 de septiembre en Pittsburg donde se formalizó el G-20; el 26 y 27 de junio de 2012 en Toronto y 11 y 12 de noviembre en Seúl;  y, el 3 y 4 de noviembre  2011 en Cannes.   En todos los lugares donde se han desarrollado la reuniónes del G-20, o en lugares cercanos, se generaron grandes, pequeñas y medianas movilizaciones globales  en contra del G-20, donde se manifestaron  las diferentes expresiones del movimiento social que se ha extendido en el mundo entero conocido  como movimiento “altermundista” y en las últimas movilizaciones como movimiento de los “indignados”, siguiendo los ejemplos en las ocupaciones en la Plaza del Sol en España y Wall Stret en los Estados Unidos.

En la VII reunión de la Cumbre del G-20 que se va a realizar en Los Cabos, no será la excepción, pues han  coincidido las Coaliciones Internacional, Mexicana y Sudcaliforniana Frente al G-20, en realizar los días 16, 17, 18 y 19 de junio en la ciudad de La Paz la CUMBRE ALTERNATIVA DE LOS PUEBLOS FRENTE AL G-20, con una agenda global con una diversidad de ideas, de pensamientos, de ideologías, con diferentes opciones y alternativas,  pero eso sí,  distinta, muy distinta  a la agenda planeada por la CUMBRE DEL CAPITAL que estará reunida en Los Cabos y que se trasladarán a  Rio de Janeiro del 20 al 22 de junio  a lo que será a  la reunión conocida como Rio +20, que será una  Conferencia que  “marca el 20 aniversario de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) en Río de Janeiro en 1992 y el 10 º aniversario de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (CMDS) en Johannesburgo en 2002. Se concibe como una conferencia al más alto nivel posible, incluyendo Jefes de Estado y de Gobierno u otros funcionarios con un documento político centrado” mientras que “el objetivo de la conferencia es proporcionar un compromiso político renovado con el desarrollo sostenible, para evaluar el progreso hasta la fecha y las lagunas que quedan en los resultados implementados de las principales cumbres sobre desarrollo sostenible y cumplir con los desafíos nuevos y emergentes. La Conferencia se centrará en dos temas: (a) una economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza, y (b) el marco institucional del desarrollo sostenible”, que no es otra cosa más que nuevas formas de despojo y explotación del capital, ahora con el nombre de “economía verde”; por eso, la CUMBRE ALTERNATIVA DE LOS PUEBLOS se extiende y se conecta del 16 al 22 de junio entre La Paz, Ciudad de México y Rio de Janeiro, con actividades simultáneas, y si técnicamente es posible, a través de la Internet lo estaremos viendo en tiempo real, al menos la vigilia y la marcha del domingo 17 de junio, que se tiene contemplado hacer en las tres ciudades y en las principales ciudades del mundo.

Regresando a lo del G-20, si revisamos la página que el gobierno mexicano ha ubicado en la Internet encontramos, para empezar, una verdadera burla a la etnia Sharwa de origen tibetano que vive en Nepal, conocida como la etnia Sherpa:  “Los Sherpas, figura tomada del nombre del grupo étnico que guía las expediciones a las cumbres de los Himalaya, fungen como representantes personales de los jefes de Estado o de Gobierno del Grupo de los Veinte, y conducen los trabajos preparatorios hacia las Cumbres de Líderes. En el caso de nuestro país, estos esfuerzos son encabezados por la Cancillería. El llamado “canal de Sherpas” aborda los temas de la agenda política del G-20: empleo, agricultura, energía, anticorrupción y desarrollo, entre otros. Los Sherpas desarrollan tareas de planeación, negociación y ejecución a lo largo de todo el proceso. Ellos coordinan la agenda, buscan consensos a los más altos niveles políticos y ayudan a acercar las posiciones de los líderes. Hacia el final del proceso, en conjunto con los Vice Ministros de Finanzas, los Sherpas elaboran e integran la declaración final y otros documentos de apoyo para los líderes. Es decir se trata de quienes realmente organizan el contenido documental de  la cumbre del capital contra los pueblos del mundo, antes, durante y después de la reunión del G-20; un grupo de notables, que nada tienen que ver con la cultura Sharwa o Sherpa. y si no, vean ustedes  la lista: Dr. Lars-Hendrik Röller, de Alemania; Dr. Sulaiman Al – Turki, de Arabia Saudita; Gordon de Brouwer, de Australia; Valdemar Carneiro Leão, de Brasil; Louis Levesque, de Canadá; Cui Tiankai, la República Popular de China; Jong – Wha Lee, de Corea del Sur y el G20; Michael Froman, de EU; Xavier Musca, de Francia; Mahendra Siregar, de Indonesia; Embajador Pasquale Terracciano, de Italia; Shinichi Nishimiya, de Japón; Ivan Rogers, del Reino Unido; Stanislav Voskresenskiy, la Federación de Rusia; George Nene, de Sudáfrica; Mehmet T. Gücük, de Turquía; Antonio José Cabral, de la Unión Europea; Lourdes Aranda Bezaury, de México; Cyrille S. Oguin, de Benín; Embajador Jorge Bunster Betteley, de Chile; María Fernanda Maiguashca, de Colombia; y, Álvaro Nadal, de España.

Todos ellos, que representan desde los gobiernos a las grandes corporaciones capitalistas y protocapitalistas (como la Chinas) van a decidir en  Los Cabos y después en Rio de Janeiro, una respuesta a su propia crisis capitalista haciendo ajustes a las economías nacionales del planeta que afectarán a nuestros pueblos. No podemos quedarnos callados ante esto, debemos generar conciencia entre los sudcalifornianos y sudcalifornianas que  los visitantes a la CUMBRE DEL CAPITAL  en Los Cabos, no son gratos visitantes,  y en la CUMBRE ALTERNATIVA DE LOS PUEBLOS que se va a realizar en la Paz, Ciudad de México y Rio de Janeiro, no solo vamos a denunciar las consecuencias de la caricatura de economía verde y los ajustes estructurales que se impusieron a los pueblos en la reunión de Cannes, y la que se nos va imponer en la reunión del G-20 y de Rio +20;   también tenemos que ofrecer alternativas para que la humanidad cuente con una sociedad y una economía solidaria y de ayuda mutua, y nuevas formas de organización de un movimiento social antisistémico en todo el globo terráqueo, es decir  global, contra la gobernanza global que alardea el G-20, o mejor dicho el G-7, que es finalmente quien manda a escala planetaria.

Anúncios