Pasos para ver y caminar

Por Christian Echeverría retirado de Publicogt. 

Ríos Montt sentado ante un tribunal y el GAM obliga a ex combatientes a sentarse también, mientras una familia rompe el silencio y crea un museo para la memoria. Nuestra guerra se humaniza.

Días trascendentes donde Pérez, jefe del Estado, niega el genocidio. Medios comunicativos imponen olvido, miles de sujetos resistimos aspirando a la verdad en la eterna-fabulosa lucha entre quienes niegan y afirman, auge de posguerra, contradicciones que hacen caminar.

A los 29 años, siendo una persona de origen trabajador, urbano, mestizo, hoy profesional, un sujeto profundamente influido por modernidades y posmodernidades eurocéntricas ajenas completamente, un sujeto totalmente propio de la posguerra guatemalteca (como otros millones como yo), siendo esta mi condición objetiva general; así debo vivir una existencia en un espacio y tiempo bien concretos: la Guatemala del 2012, 15 años después del fin formal de su conflicto armado interno. Así debo aspirar a ser sujeto y a transformar las condiciones objetivas que generaron el drama de la guerra para los pueblos de esta Guatemala y que hoy persisten y se agudizan incluso. Hoy así, encuentro una interpretación y explicación dialéctica a esta realidad, desde la que intento actuar y desde la que intento que otros generen conciencia y actúen sobre ella. Así encuentro que, a quienes el orden establecido ha “delegado” la tarea de pensar la sociedad, la realidad; insisten como yo en sus referentes, solo que éstos, en lugar de proponer a los demás visualizar las contradicciones entre quienes niegan y afirman la realidad; insisten en visualizar pequeñas parcelas coyunturales de esta que necesitan “ajustes” para prolongar o “perfeccionar” un ideal vislumbrado por una elite progresista de otro tiempo y de otro lugar llamado democracia y libertad. Una visión dirigida a otros colectivos que no somos nosotros. Un ideal pensado para hombres iguales, elemento que confirma definitivamente que no se trata de nosotros, puesto que nosotros somos distintos. Esa es nuestra realidad. Y aquí, radica precisamente la mayor contradicción, ya que en este territorio, las élites del poder que Casaús, siendo criada desde una, logro ver, son quienes en minoría oprimen a la mayoría intentando siempre negar a ese otro que no tiene el color de su piel, ni su historia, su idioma, su cultura, su tradición, su linaje, identidad, ni memoria, ni lenguaje ni voz. Donde unos niegan sistemáticamente a otros, amparados en el ideal y ficción de laigualdad. La pugna entre quienes niegan por diversos métodos, que como dice la socióloga, cambian con el tiempo, y entre quienes resisten a ello, intentando afirmar y afirmarse ante la negación impuesta. El lingüista holandés van Dijk encuentra que el lenguaje que unos constituyeron en grupo para negar a otros se impone en esa coyuntura de dominación, pero que se puede detectar críticamente, eso sí, en los espacios que se han generado para difundir dicho lenguaje, como en los medios (y recomendamos a los lectores obtener sus obras como Análisis del discurso ideológico o La Noticia como discurso), por ejemplo, que son medios de producción de este lenguaje, quien Foucault llamaría racista, y que Marx identificaría como medios de producción de la burguesía capitalista. Que Albert Memmi identificaría como la situación que debe afrontar todo pueblo colonizado. Y que creo yo, al menos, que la lingüista nacional Lucía Verdugo de la Rafael Landívar, bien plasma en su ensayo La frontera racista de los medios en Guatemala, una frontera que bien se encargó de delimitar nuestro presidente, el general retirado Otto Pérez al afirmar categóricamente que “Aquí no hubo genocidio” en la jornada donde Ríos Montt, un icono colectivo de la guerra, tal vez de los pocos compartidos por casi todos, a pesar de nuestras diversidades, se sentaba en el banquillo de un tribunal para responder por delitos de genocidio y deberes contra la humanidad, siendo arraigado por ello y dispuesto en arresto domiciliario por una jueza de Guatemala ante la mirada de millones. Una historia de negación.

Días después, conocí a la familia Villatoro, familia del sindicalista desaparecido forzadamente por el Diario Militar. Los conocí durante la inauguración de un proyecto en esencia familiar con apoyo de la FAFG, donde se pretende un museo que conmemore a las víctimas de la guerra y sus luchas, con una visión que trasciende las identidades políticas, según me afirmaron. Un espacio dirigido para todos, para la izquierda y las derechas. Una historia de afirmación. Antes conocí a Benjamín Manuel, sobreviviente de Plan de Sánchez, Baja Verapaz, presidente de la Asociación por la Justicia y la Reconciliación quien también cuenta su historia a los pueblos, otra historia de afirmación. Y me quedó la amarga sensación de leer a la columnista ultraconservadora de Siglo 21, Lucrecia de Palomo, que escribió: “General Ríos mis respetos” en el mismo contexto del 26 de enero, y que quienes llegaron de todo el país prácticamente a Tribunales en esa jornada histórica, eran gente acarreada por extranjeros de pelo rubio. Una historia de negación. Como la que uno encuentra en libros como Linaje y racismoLa patria del criollo o El problema social del indio.

Increíblemente, estos militares en democracia, con todo el aparato agrícola-productivo, económico-financiero y mediático generalmente feudales que tienen detrás; han sin pretenderlo, desde luego; aclarado a las generaciones presentes las contradicciones básicas sobre las que se asienta nuestra posguerra: la eterna-fabulosa lucha entre quienes niegan y afirman. Son nuestros pasos para ver y caminar.

FUENTES PARA EL ARTÍCULO:

  • Artículo de elperiódico sobre discurso de Pérez, desde:www.elperiodico.com.gt/es/20120127/pais/207115
  • Casaús Arzú, Marta Elena (s/f). Linaje y racismo
  • Casaús Arzú, Marta Elena (s/f). Metamorfosis del racismo en la élite del poder en Guatemala
  • Columna de Lucrecia de Palomo en Siglo 21, desde:www.s21.com.gt/opinion/2012/01/27/generalriosmisrespetos
  • Marx, Karl (2000). Manifiesto comunista
  • Memmi, Albert (1957). El retrato del colonizado
  • van Dijk, Teun (1990). La noticia como discurso
  • van Dijk, Teun (1996). Análisis del discurso ideológico
  • Verdugo, Lucía (2007). La frontera racista y el discurso de los medios en Guatemala

http://publicogt.com/2012/02/06/pasos-para-ver-y-caminar/

Anúncios